IDAIP Ing. Civil Felipe Contreras Ing. Civil Felipe Contreras SJE MESIS AUDIO

Columna de columnas nacional (7 de junio)

Articulo por: Jueves 7 junio, 2018

Desde la redacción de @loscabareteros ponemos a su consideración la “Columna de columnas nacional” del jueves 07 de junio de 2018. 2 de julio: el resto de nuestras vidas: ¿Rayo de esperanza o un peligro para México?… La mitad de la población está fascinada con la posibilidad de un cambio, la otra mitad se encuentra simple y sencillamente espantada. ¿Quién le cierra la llave a Meade?: El proselitismo del candidato del Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, ha visto cómo se recortan cada vez más las fuentes de financiamiento de su campaña…

Rayuela

La imagen principal de esta página es poéticamente macabra. La muerte buscando al desaparecido.

2 de julio: el resto de nuestras vidas

Jorge Zepeda Patterson, escribe en El País acerca de lo que está por confirmarse: “El 1 de julio los mexicanos acudiremos a las urnas a elegir presidente para los siguientes seis años. Todo indica que vencerá Andrés Manuel López Obrador un viejo opositor de izquierda, un hombre que despierta pasiones encontradas. Ha jurado que cambiará el régimen y erradicará la corrupción y la inseguridad pública. Sus adversarios creen que es un peligro para las instituciones y la estabilidad económica y política. La mitad de la población está fascinada con la posibilidad de un cambio, la otra mitad se encuentra simple y sencillamente espantada. ¿Rayo de esperanza o un peligro para México? Algunos esperan el arribo de López Obrador como el momento de cobrar facturas contra los corruptos y los ricos; otros simplemente como la esperanza de un cambio ante un estado de cosas insoportable. Pero la polarización es extrema; entre los sectores conservadores se teme que México se deslice en un tobogán de inestabilidad, de fuga de capitales y de atonía económica por medidas proteccionistas, intervención gubernamental y planteamientos anacrónicos y trasnochados. ¿Cuál de estas versiones prevalecerá? Francamente creo que ninguna de las dos. Primero, porque López Obrador dista de ser el hombre radical que sus adversarios intentan dibujar. Su experiencia como jefe de Gobierno de la Ciudad de México (2000-2006) lo pinta más bien como un político progresista, favorable a las políticas asistenciales pero muy dispuesto a negociar con el sector privado la obra pública que considera necesaria. Los proyectos de remodelación del centro histórico de la Capital y los segundos pisos para automóviles fueron ejemplos puntuales de un espíritu práctico y emprendedor. Segundo porque su corpus ideológico personal es también de naturaleza práctica; abreva más en temas de ética social que en alguna ideología socialista, ya no digamos comunista. Más allá de una preocupación genuina por la pobreza y la desigualdad, sus referentes ideológicos se alimentan de la noción de un pasado histórico idealizado, cuando el Estado mexicano presumiblemente estableció un verdadero pacto con los sectores populares en algunos momentos del siglo XIX y XX. (…) ¿Y qué pasará con la otra mitad de los votantes, los que alucinan a El Peje? ¿o con los empresarios que alertan del riesgo de una emigración masiva de capitales y el desfonde de la economía? Nada. Más allá de aumentar los recursos que ya tienen en Nueva York o Miami, los negocios de los capitanes mexicanos del dinero están aquí y seguirán estando en condiciones de rentabilidad que no obtienen en Estados Unidos. Simplemente negociarán. Ya lo están haciendo. Las actitudes de Televisa y de TV Azteca, cabezas mediáticas de la red de intereses del sistema, son ilustrativas. La élite otorgará al nuevo presidente algunas victorias rápidas y apoyará algunos de sus proyectos; cederá espacios para conservar lo sustantivo. Y punto. Habrá quizá reyertas verbales con algún empresario satanizado, pero muy probablemente más de forma que de fondo. El 2 de julio no se desplomará el peso ni el 1 de diciembre emprenderemos el camino con destino a Venezuela. Por desgracia tampoco se abrirán las avenidas para acceder a una sociedad más justa y una administración más honesta. Me temo que la culminación de estas estridentes campañas electorales será el anticlímax. Con todo, 2019 puede ser un buen año. Los pueblos suelen conceder una luna de miel al triunfador. Una rendija por la cual colar una esperanza. Esperemos que López Obrador la aproveche; que la aprovechemos todos”.

¿Quién le cierra la llave a Meade?

Las encuestas electorales publicadas esta semana solamente han confirmado el mal paso de la campaña de José Antonio Meade, quien no ha podido abandonar el tercer lugar de preferencias desde que inició este proceso electoral. En El Universal, Salvador García Soto, escribe que: “nunca fue una campaña en la que abundaran, precisamente, los recursos económicos; pero en las últimas semanas, sobre todo a partir de que las encuestas lo confirmaron en tercer lugar y en el mejor de los casos con posibilidades de pelear el segundo lugar en la contienda presidencial, el proselitismo del candidato del Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, ha visto cómo se recortan cada vez más las fuentes de financiamiento, tanto de dinero público, vía las ministraciones de su partido, como los apoyos monetarios o en especie de empresarios que estaban apoyando la campaña, pero que han comenzado a retirar esos apoyos ante la falta de expectativas reales de triunfo del candidato […] Un caso comentado de primera mano a esta columna, fue el de un empresario que por amistad y cercanía con Juana Cuevas y con José Antonio Meade aceptó apoyar financieramente a la campaña […] Los resultados que obtuvo en su sondeo a mediados de mayo preocuparon seriamente al empresario: López Obrador tenía más de 45 por ciento de intención de voto, Ricardo Anaya 28 por ciento y José Antonio Meade 15 por ciento en ese momento. ‘¿Qué hago —preguntó el empresario a un político amigo suyo— me da mucha pena, pero voy a tener que hablar con ellos y comenzar a dejar de darles recursos’. Finalmente las versiones de un supuesto ‘pacto’ entre la presidencia de Peña Nieto y el candidato puntero de Morena, Andrés Manuel López Obrador, aunque son rechazadas rotundamente en el PRI y en su cuartel de campaña, sí impactan en el ánimo y en la percepción de que desde el mismo gobierno peñista también han disminuido los apoyos al proselitismo del candidato y que las ‘llaves’ del sistema por las que debían fluir ciertos apoyos para la campaña presidencial han comenzado a cerrarse cuando quedan aún tres semanas para el cierre definitivo del proselitismo. ¿Será que Peña Nieto ya perdió la fe en su candidato?”.

Ahora AMLO y Claudio X. son ‘amiguis, amiguis’

Tras la reunión que Andrés Manuel López Obrador sostuvo con el Consejo Mexicano de Negocios, el tabasqueño aseguró que este encuentro sirvió para limar las asperezas entre el candidato presidencial y el sector empresarial. En Milenio, Joaquín López Dóriga, escribe que: “el martes pasado, durante casi tres horas, Andrés Manuel López Obrador se reunió a puerta cerrada con los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), sin que se informara de su contenido a pesar de que a la salida dijera que había limado asperezas y que ayer Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, revelara que, al hablar del nuevo aeropuerto, lo calificó de viable y necesario, lo que, de confirmarse, sería un vuelco en su rechazo al proyecto. Esta reunión, en la que pasaron desapercibidos los otros tres candidatos, se da después de al menos 13 años de ataques a algunos de sus integrantes, que ha calificado como minoría rapaz a cuyo servicio está el gobierno […] Y con ellos, aseguró, limó asperezas, al punto que Claudio X. González, su nombrable permanente con nombre y apellido como cabeza de esa minoría rapaz y mafia del poder, dijo a los reporteros que el encuentro había sido cordial, que se abrazaron, hablaron de beisbol y hasta coincidieron con el equipo de sus amores, recientes, pero amores: los cardenales de San Luis. Ahora resulta que ya son, amiguis-amiguis. Solo quiero apuntar que celebro la reunión porque es preferible el diálogo que el enfrentamiento, pero que no les creo al cien. Ya lo veremos si se dan los resultados que uno ya da por descontados, y los otros por indeseados”.

El Estadio Azteca como signo

Otra de las noticias que sorprendió tras la reunión de Andrés Manuel con la cúpula empresarial fue la apertura que mostró el tabasqueño a la construcción del nuevo aeropuerto. En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “luego de una reunión clave de las cuatro decenas de hombres más ricos de México con López Obrador este martes recién pasado, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial aseguró que el candidato puntero en las encuestas dijo encontrar ‘viable y conveniente’ la construcción del aeropuerto antes tan impugnado, insistiendo en la propuesta de que con capital privado se pueda continuar con esos trabajos. De ser cierto lo que ha dicho Castañón, ahora para AMLO es ‘viable’ lo que antes le parecía inviable y condenable; ‘conveniente’ lo que antes le parecía una aberración y un negocio corrupto. El tufo a arreglos con los más importantes factores de poder se ha extendido […] Dos ventanas empresariales que aún conservan importante impacto social parecieran dar cuenta de entendimientos o, cuando menos, buenos ánimos compartidos. Televisa le regaló a López Obrador la reinauguración del programa denominado Tercer Grado […] Televisión Azteca, en un amplio reportaje realizado por su conductor estrella, Javier Alatorre, se metió hasta la cocina de la casa de López Obrador […] En ese contexto en el que no caben las ingenuidades ni la superficialidad, ayer anunció López Obrador que su cierre nacional de campaña se realizará en el Estadio Azteca, toda vez que el Gobierno de Ciudad de México no otorgó permiso para hacer ese acto final en la Plaza de la Constitución. Y no será un acto político al estilo tradicional, sino un festival artístico que durará varias horas, seguramente con un mensaje del máximo candidato, al final del espectáculo. Sería equívoco centrar el análisis en un asunto geográfico o inmobiliario (¿dónde hacer el cierre de campaña?) o magnificar un adversario (el lánguido gobierno de la capital del país, negando el Zócalo) para pretender justificar la opción por Televisa. Lo políticamente indicativo del asunto es la progresiva depuración que López Obrador va haciendo de lo que antes era su catálogo favorito de mafiosos empoderados y la creciente reducción de los de por sí flácidos aspectos de reivindicación social que en los hechos enarbola el candidato”.

Castañeda, el error de Anaya

Una de las figuras más controversiales en la campaña presidencial de Por México Al Frente es Jorge Castañeda, quien ha sido culpado en varias ocasiones por las fallas y errores en la estrategia de Ricardo Anaya. En El Financiero, Pablo Hiriart, escribe que: “Jorge Castañeda Gutman es muy buen articulista y resulta un placer y un privilegio tenerlo de compañero de páginas en El Financiero, pero como político es peor que cero a la izquierda: es tóxico. Nadie le ha hecho tanto daño a Ricardo Anaya como Jorge Castañeda. Lo han golpeado, sí, pero daño, lo que se llama daño, sólo Castañeda se lo ha hecho […] Su nueva idea es esparcir la especie de que ‘hay un pacto de impunidad’ entre López Obrador y Peña […] Lo que hace Castañeda con esa cantaleta es justificar por anticipado la derrota de Anaya. ¿No ayudaría más a su candidato si busca el voto útil e infunde ánimo triunfador a los suyos en lugar de inventar un pretexto? ¿Por qué da como ganador por adelantado a López Obrador? […] Castañeda ha sido el lastre de la campaña de Anaya que le ha impedido despegar. No es un estratega. Es políticamente tóxico. En gran medida fue él quien le arruinó el sexenio a Vicente Fox, pues lo alentó a perseguir priistas en lugar de usar al PRI –que en ese entonces estaba débil y aterrado– para sacar adelante las reformas que se necesitaban […] Fue Castañeda quien respaldó a Elba Esther Gordillo en el círculo del presidente Fox y le dieron la Secretaría de Educación Pública, en lugar de hacer la reforma que le quitara al sindicato la rectoría de la educación pública. Como canciller desperdició a George Bush Jr. en la presidencia de Estados Unidos. No consiguió un acuerdo migratorio a pesar de contar –en un comienzo– con la simpatía del gobernante vecino […] Luego se volcó a luchar contra la partidocracia. Anunció su apoyo total a Armando Ríos Piter como candidato presidencial, pues según él los partidos eran los causantes de las desgracias del país. A la hora de la verdad, sin embargo, no le ayudó a conseguir firmas, lo dejó en la estacada. Él ya se había arreglado con los partidos políticos de los cuales ahora es vocero. Malas noticias para Anaya. Su asesor estrella le dinamitó los puentes con el voto útil, no le suma a nadie y anuncia, a un mes de las elecciones, que la batalla está perdida porque hay un ‘pacto’ Peña-AMLO”.

Encuestas y borregos

Las encuestas son vistas muchas veces como un termómetro que mide las preferencias o inclinaciones de los electores; sin embargo, muchas veces pueden ser manipuladas o descalificadas según convenga a cada actor involucrado. En el Reforma, Sergio Sarmiento, escribe que: “las encuestas siguen generando controversias, solo que este año las opiniones están trastocadas. Las críticas de Andrés Manuel López Obrador en 2012 a las encuestas “cuchareadas” han desaparecido, mientras que los políticos que hace seis años defendían las encuestas porque favorecían a Enrique Peña Nieto hoy se quejan porque le dan el primer lugar al morenista. Tienen razón los críticos cuando señalan que las encuestas hoy no son tan precisas como en el pasado. Son muchos los ejemplos de ejercicios equivocados y no sólo en México. Algunos profesionales han subrayado sus limitaciones como instrumentos predictivos. Roy Campos de Consulta Mitofsky ha declarado: “Las encuestas sirven para todo, menos para pronosticar al ganador” Muchos argumentos se han usado para descalificar las encuestas. Algunos dicen que los entrevistados mienten y que lo hacen más en México que en otros países; que las muestras son demasiado pequeñas, ya que mil 200 personas no pueden representar la opinión de millones; que se falsean para producir un “efecto borrego”, que haría que la gente vote por un candidato distinto al de su verdadera preferencia; que las altas tasas de indecisos y de rechazo representan un voto oculto que las encuestadoras no pueden captar.[…] Sí parece haber una pérdida de precisión en las encuestas en los últimos años, quizá consecuencia de un creciente espíritu de rebeldía de la gente y su rechazo a responder a encuestadores. El fenómeno es internacional y debe tomarse en cuenta […] ¿Pueden equivocarse las encuestas? Claro. ¿Pueden estar mal todas las encuestas de empresas reconocidas? Difícil. ¿Pueden equivocarse todas más de 20 puntos porcentuales? Sería inusitado. Al final las cosas pueden cambiar. Los ciudadanos votan en libertad en la soledad de la casilla. Toda votación tiene un grado de incertidumbre. Si no, no habría elecciones. Pero eso no quiere decir que las encuestas no sean instrumentos razonables para entender las preferencias de los ciudadanos”.

Las tribulaciones de la Presidencia

Muchos consideran que el ser Presidente es un trabajo que sirve para pasarla bien y estar rodeado de lujos y comodidades. En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “solía decir Óscar Hinojosa, el gran reportero a cuyo lado me formé hace ya casi tres décadas, que la profesión periodística nada tiene de divertida. ‘A mí no me divierte esto, mano’, me dijo un día, casi en monólogo, mientras tundía las teclas de la máquina de escribir en el cubículo que compartíamos. […] En eso pensé cuando la semana pasada escuché al presidente Enrique Peña Nieto decir a un grupo de preparatorianos que su cargo para lo menos que sirve es para pasársela bien. Peña Nieto afirmó que algunos piensan equivocadamente que el Ejecutivo ‘se la vive auténticamente a todo dar ahí, en Los Pinos’ […] ‘No saben lo difícil y duro que es ser Presidente, porque pesa en una sola persona, en el cargo del Presidente de la República, tomar muchas decisiones, pensando en el bien del país, que no siempre son bien aplaudidas, o bien aceptadas y que a veces son decisiones difíciles’. Otros mandatarios han escrito sobre la soledad en que vive el Ejecutivo, pero no recuerdo a alguno que haya hablado en público, con tal detalle, sobre el costo personal que significa desempeñar el cargo […] ‘La Presidencia de la República no está diseñada para disfrutar. Más bien está acondicionada para sufrir’ […] Yo me pregunto qué lleva a alguien a querer ser Presidente. La respuesta de cajón es que se trata de ‘un gran honor servir a los mexicanos’, pero obviamente va mucho más allá de eso. Por supuesto, olfateo la ambición de poder que comparten casi todos los que han llegado a Los Pinos y los que se han quedado en el intento. No me compro el discurso de campaña de buscar la transformación de México porque todos sabemos que eso no depende sólo de ellos […] Eso que se lo compren los que no saben que desde la Presidencia de la República se puede hacer poco bien y mucho mal. Y pese a que, como dice Romero Apis, la Presidencia está hecha para sufrir, ahí van esos cuatro hombres en su persecución, como otros lo han hecho cada seis años desde 1934. No los juzgo. Igual de difícil debe ser para algunos entender que alguien quiera dedicarse al periodismo, que requiere, si se hace como se debe, 18 horas de trabajo al día”.

El TLC no tiene rating

La renegociación del Tratado de Libre Comercio ha sido uno de los temas centrales en la agenda internacional de México en los últimos meses; sin embargo, la mayoría de los ciudadanos aún no muestran un interés real en el tema. En El Universal, Carlos Loret de Mola, escribe que: “una de las enormes ventajas de trabajar haciendo noticiarios de televisión es que uno puede saber con detalle qué tanto interés despierta en la gente un tema […] Los ratings son muchas veces satanizados pero a no pocos encargados de programas nos resultan una herramienta muy eficaz para saber qué cosas le interesan a la gente y qué no […] Saber el comportamiento de la audiencia no necesariamente significa actuar en consecuencia: hay cosas que hay que abordar, aunque tengan bajo rating. En este sentido, he detectado sistemáticamente que el tema de la renegociación del Tratado de Libre Comercio baja el rating. No parece ser un tema en el que el público en general esté enganchado y si bien los medios de comunicación —electrónicos e impresos— le dan una preponderancia muy notable y el tema es uno de los más importantes en las conversaciones del círculo rojo, no ha logrado impactar en el llamado círculo verde […] Quizá se deba a que el tema tiene su grado de especialización, y a veces las entrevistas derivan en conceptos tan exquisitos como las “reglas de origen del sector automotriz” o la “cláusula sunset”, que alejan la discusión del afectado. Y si bien el detalle lo entienden muy pocos (no me apunto entre ellos), debemos tener claro que un fracaso en el TLC puede costarle a México miles de empleos y salarios, puede meter a la crisis a demasiadas familias mexicanas. Si eso estuviera presente en el imaginario público al consumir noticias sobre la renegociación del Tratado pienso que los niveles de audiencia serían otros. Seguramente hace falta más claridad y mejor explicación, para que se contagie la preocupación”.

Los ‘narcoasesinos’ ya son lo de menos

Luego de que un Tribunal de Tamaulipas ordenó reponer el proceso en la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el vocero de los padres de los estudiantes desaparecidos insistió en que las líneas de investigación que deben seguirse guían hacia autoridades federales. En Milenio, Carlos Marín, escribe que: “representante de los padres de los 43, Vidulfo Rosales exoneró ayer a la banda Guerreros Unidos de la desaparición y asesinato de los normalistas: ‘Esa línea ya no está, no forma parte de las investigaciones desde hace tiempo (…) el problema es que se cometió una irregularidad, ya corresponde al juez de la causa decidir esa versión…’. Y contra las opiniones que resaltan como insólita la resolución del Tribunal Colegiado que entreabre las rejas de la cárcel a los homicidas, redujo así sus alcances: ‘Lo único que ha estado fallando con la PGR es la lentitud y la falta de profundización en esas líneas de investigación (las sugeridas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes). Eso es lo único que ha fallado…’. Sergio Sarmiento le preguntó si el presidente Peña Nieto ordenó el asesinato de los muchachos y el abogado reconoció: ‘No tenemos datos para poder establecer eso’, pero insistió en que ‘las investigaciones hoy nos conducen a las autoridades federales’: la Policía Federal y el Ejército. A la patraña del crimen de Estado, pues”.

Candidatos y empresarios

El sector empresarial fue uno de los más atendidos por los candidatos presidenciales estas elecciones. En el Excélsior, Yuriria Sierra, escribe que: “en un mes sabremos quién será el próximo Presidente del país. El nombre que sea recibirá al mismo México, con sus instituciones, con sus rezagos… pero también con sus empresarios y sus vías de generación de empleos e inversión. Las partes no pueden estar peleadas unas con otras, porque entonces es cuando viene la incertidumbre […] A tres semanas de la elección, era necesario bajar la tensión con el sector empresarial para generar certidumbre económica después del 1 de julio. Meade lo sabe. Anaya y El Bronco lo intentan. Andrés Manuel comienza a actuar en esa dirección. O eso parece. Carlos Urzúa, su propuesta para la Secretaría de Hacienda, le dijo a Reuters hace un par de días que, de ganar, piensan en la renovación del Banco de México, aprovechando el fin del periodo de, por ejemplo, Manuel Ramos Francia, actual subgobernador. Pensarían en rodearse de figuras como Alejandro Díaz de León, el actual gobernador. Querrán dar una señal de certidumbre”.

Ya sabes quién contra Yo mero y Ricky Anayín

A pesar de que es necesario que los candidatos a cualquier puesto de elección registren el sobrenombre o apodo con el que quieren ser identificados en la boleta electoral ante el Instituto Nacional Electoral, el órgano podría permitir que en la elección presidencial se validen los votos que incluyan siglas, apodos o acrónimos que hagan referencia a cualquier candidato. En El Universal, Bajo Reserva, asegura que: “el Instituto Nacional Electoral (INE) discute hoy la posibilidad de permitir que toda marca en la boleta electoral con uso de siglas, acrónimos, apodos o motes sea acreditado al candidato que es conocido así pública y notoriamente. Con ello, los consejeros podrían aumentar el caudal de votos para los candidatos. Por ejemplo Andrés Manuel López Obrador podría sumar sufragios si quien vota pone “Ya sabes quién” “AMLO”, “Peje” u otros sobrenombres, aunque no hayan sido registrados al momento de solicitar la candidatura, como sí lo hizo Jaime Rodríguez El Bronco. También podría sumar más votos José Antonio Meade si ponen “yo mero” o JAM. Y en el caso de Ricardo Anaya, si le ponen Ricky Anayín Presidentín, RAC o algún otro mote. De avalarse, nos dicen, el apodo contará para el candidato identificado con el mismo, sin importar que invada los cuadros de los demás aspirantes”.

Osorio Chong a escena

Conforme avanzan las campañas se hace evidente que el Partido Revolucionario Institucional tendrá que enfocar sus esfuerzos para lograr obtener una buena posición en el Congreso. En el diario Reforma, su columna Templo Mayor, asegura que: “salvo que pasara algo tan extraordinario como un diluvio universal, todo indica que el Partido Revolucionario Institucional ya asumió que su margen de maniobra estará únicamente en el Congreso de la Unión. De ahí que Miguel Osorio Chong ya se está tomando mucho más en serio su papel como futuro coordinador de los senadores tricolores, por lo que anda haciendo campaña -o tal vez amarres- por todos lados. La semana pasada anduvo en Chihuahua, el domingo en su natal Hidalgo y ayer se le vio en Toluca, en una reunión con César Camacho Quiroz, también candidato a senador. Lo raro del encuentro fue que lo quisieron hacer prácticamente a escondidas en un discreto lugar del Paseo Tollocan”.

Mikel sin miedo

Otro de los candidatos que visitó la Universidad Iberoamericana fue el aspirante priista a Jefe de Gobierno Mikel Arriola. En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “quien decidió olvidarse del episodio de Enrique Peña Nieto hace seis años en la Universidad Iberoamericana fue el candidato priista a la Jefatura de Gobierno capitalino, Mikel Arriola, a quien, ante los embates de un gran número de estudiantes, se le ofreció una salida alterna. Sin embargo, el ex pelotari declinó la oferta de las autoridades y salió como llegó, por la puerta principal, escoltado eso sí por su equipo de campaña, bien arropado, pero con una sonrisa de oreja a oreja”.

Goya a nivel mundial

La Universidad Nacional Autónoma de México se ha mantenido desde hace años como una de las mejores instituciones educativas de América Latina; este año no será la excepción. En el Excélsior, Frentes Políticos, asegura que: “la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Buenos Aires fueron reconocidas como las mejores de América Latina, de acuerdo con el más reciente informe de la QS World University Rankings. La UNAM se posicionó como la segunda mejor universidad. El listado refleja que pasó del puesto 122 al 113, superando a la Universidad de Sao Paulo. En el indicador ‘Employer Reputation’, la máxima casa de estudios en México obtuvo una calificación de 87.1; y además salió bien evaluada en ‘Academic Reputation’, quedando en el lugar 53 a nivel mundial. Logro de Enrique Graue, colaboradores y estudiantes. ‘¡Go-y-a!’…”.

@loscabareteros

Durango

El tiempo por Tutiempo.net

Dólar

México Venta: $ 18.82
EUA Compra: $ 17.55
  • Sondeo

    • ¿Crees que López Obrador logre la cuarta transformación de México?

      View Results

      Loading ... Loading ...