Denuncian presunta cacería furtiva en Cañón de Fernández

Autoridades competentes ya investigan el caso

20/01/2021

Lerdo, Dgo.- La Organización Prodefensa del Nazas denunció a través de sus redes sociales y ante la Subsecretaría de Medio Ambiente Recursos Naturales del estado de Durango, la presencia de un adulto y dos menores que portaban presuntamente armas de fuego y con las cuales realizaban disparos en la zona protegida del Cañón de Fernández, situación que se podría considerar como cacería furtiva, al estar prohibida en este tipo de sitios.

Al respecto Amorita Salas, integrantes de Prodefensa del Nazas, se dijo preocupada por la escasa vigilancia que se registra en el Cañón de Fernández, pero sobre todo por la imagen y el mensaje que se envía a la infancia al realizar ese tipo de acciones.

Reiteró que era una familia, un adulto y dos menores los que tiraban, los niños a botes o botellas y el adulto hacia arriba.

Por ello, Amorita Salas exigió a las autoridades competentes que se cumpla con la reglamentación establecida en dicha área protegida, además que se respete el acuerdo que se tiene con el gobierno estatal.

Destacó que se habría acordado incrementar el número de vigilantes, de dos que se tienen a seis, además de la instalación de tres casetas de vigilancia, que se acredite a los voluntarios para que puedan vigilar y que reúnan a la ciudadanía y consejeros que puedan ayudar, “y nos quedamos varados, no hemos llegado a nada”, dijo.

Mientras que el subsecretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales en La Laguna de Durango, Raúl Villegas Morales, señaló que ya trabajan para localizar al responsable de dichas acciones.

Comentó que según un experto en el tema, quien vio la fotografía ampliada, no son armas de fuego sino de postas, “pero aun así es imprudente traer este tipo de armas a un área donde está estrictamente prohibida la caza. Dicen que los niños tiraban a botes y el hombre a las aves, las dos acciones podrían ser un delito de orden ecológico”, expresó.

Villegas Morales dijo que proporcionarán toda la información a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y a la Procuraduría de Defensa del Medio Ambiente del estado de Durango, para aclarar dicha situación.

También reconoció que se tenía establecido todo un proyecto para la contratación de seis vigilantes con tres motocicletas y la instalación de las tres casetas, para tener un mayor control de las entradas y salidas al Cañón de Fernández, pero los recortes presupuestales de parte de la federación los afectó considerablemente.

Mientras se concreta lo anterior, Raúl Villegas reveló que ya se revisa la reglamentación para ver si se pueden otorgar facultades a los vigilantes como policías ecológicos, “para que también puedan hacer detenciones y poner a disposición de las autoridades a las personas que incurran en algún delito en el Cañón de Fernández, porque al ser un área bastante alejada, donde no pasa la policía se podrían cometer otro tipo de delitos”, advirtió.

Prodefensa del Nazas recordó que el Cañón de Fernández está cerrado por la pandemia; además señala que la cacería en cualquiera de sus modalidades en un área protegida está prohibida; enseñarles a los niños a tirar, en términos generales, es un mal ejemplo, y hacerlo donde está prohibido.

Destacan que la denuncia de hechos ya fue interpuesta ante las autoridades correspondientes y esperan que se actué conforme a ley contra quien o quienes resulten responsables por los probables delitos contra el medio ambiente.

Finalmente hicieron un llamado al gobierno de Durango para que se intensifique la vigilancia del parque estatal, patrimonio de todos los laguneros.


Compartir: